La Corta Rama , Ave Símbolo de Talara en peligro de extinción

lunes, 1 de octubre de 2012

La tala indiscriminada en el bosque seco de Talara amenaza su hábitat principal. En la actualidad existen menos de mil ejemplares

Corta Rama Adulto

Posada sobre una rama de algarrobo, y con el pecho rufo levantado, la cortarrama parece mirar con cierto temor a los visitantes del bosque seco de Talara. Al ver que alguien se le acerca levanta vuelo, quizá hacia algún refugio desconocido por el hombre.
Nido de Corta Rama con un huevo

Así, esta ave endémica del Perú se pierde en el mencionado lugar, uno de los tres donde aún sobrevive. Sí, sobrevive. Según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), la cortarrama se encuentra en peligro de extinción. A decir de las últimas investigaciones, en la actualidad existen menos de 1.000 ejemplares.
Nido de Corta Rama con dos huevos

Los primeros registros de la cortarrama (su nombre científico es “Phytotoma Raimondii”, en honor de Antonio Raimondi) datan de 1883. Entonces se sabía que esta ave se localizaba en 14 lugares que abarcaban toda la costa norte hasta Lima. No obstante, el científico inglés Jeremy Flanagan publicó el año 2009 un estudio que establece que la especie solo subsiste en Piura, Lambayeque y La Libertad. En la primera región está el 50% de los ejemplares.


HÁBITAT DEVASTADO
Una de las principales causas que amenazan la existencia del ave en Piura es la tala indiscriminada del bosque seco de Talara, ubicado a dos horas y media de la ciudad de Piura. La madera obtenida de esta ilegal acción se utiliza para carbón por familias de escasa economía, la elaboración artesanal de harina de pota y para la refinería informal de petróleo.

Basta darse una vuelta por la Quebrada El Acholado, a solo cinco minutos de Talara, para ver las consecuencias de esta ilegal tala.

El biólogo César Chávez Villavicencio sostiene que las estrategias para preservar a la cortarrama deben apuntar a proteger su ambiente natural.

Corta Rama Joven
En ese sentido, no se debe permitir que las comunidades que viven en el bosque seco de Talara talen árboles, situación que permite la ley. Además se debe procurar que el Ministerio del Ambiente declare a este sitio como área de conservación regional para que haya un mayor control y vigilancia en la zona.

Giulliana Labán, de la ONG Naturaleza y Cultura Internacional, invoca a las empresas petroleras que se ubican en la zona del bosque seco de Talara que apoyen con financiamiento los planes de acción que se generen para conservar a la cortarrama.



0 comentarios:

Publicar un comentario